Publicado en Blog

El escándalo del sistema MIR.

Después de formar varios años del sistema MIR, de realizar su examen y de estar a punto de acabar la residencia me planteo una serie de cuestiones que hoy se ven dinamitadas por el bochornoso suceso que ha ocurrido.

  1. El MIR es un examen OBLIGATORIO para acceder a la sanidad PÚBLICA. Veamos si desgranamos estos conceptos. No puedes trabajar en la sanidad pública de España sin haber realizado el examen MIR. ¿qué pasa con esto? Bueno, sería comprensible que personas que quieran trabajar en un sistema público se vieran formadas en sus correspondientes licenciaturas o grados (o disponer de un temario por el que formarse) para poder afrontar dicho examen. Esto NO es así. Tú haces tus 6 años de Licenciatura (en mi caso era el último año de licenciatura), te gastas aproximadamente 1000 y pico euros cada año en la matrícula (ahora más, porque las tasas universitarias crecieron, y ya si repites alguna asignatura puedes llegar a pagar 2000 euros por matrícula/año). Este dinero lo pagas (o lo pagan tus padres) en concepto de que recibas una formación teórico-práctica de Medicina, algo que en la mayoría de los casos no se cumple. Cuando tú eres estudiante y rotas por el hospital te sientes muy molesto (con razón) de que no te hagan prácticamente caso, terminas acudiendo a residentes o adjuntos jóvenes o afables si tienes suerte que consiguen integrarte un poco. Una vez eres residente ves a esos mismos alumnos llegar (que eras tú hace poco) y como esos adjuntos pasan totalmente de ellos, lo que pasa que en este caso escuchas la otra parte de la versión. La docencia, en cualquiera de sus facetas, hay que pagarla, implica un esfuerzo, una preparación y una dedicación, ya sea teórica o práctica. El problema es que tú pagas 300 euros por una asignatura y los adjuntos que trabajan allí no están viendo ni un solo euro, por tanto es comprensible que muchos, ya sobrecargados por el sistema, quieran acabar su jornada laboral y no salir a las 16h-17h por recibir estudiantes. Yo como residente he atendido a estudiantes, he hecho con ellos ecografías, incluso por las tardes, y he participado todos los años dando clases en la universidad. Todo esto obviamente implica un trabajo, de horas preparando las clases, de tiempo en la universidad, y de retraso en las consultas. ¿Alguien ha pagado algo de eso? NO. ¿Donde va entonces el dinero que pagamos por cada asignatura en, al menos, su parte práctica?. 
  2. A raíz de este primer punto nace el segundo, la Universidad NO prepara para el MIR, año tras año he encuestado a múltiples estudiantes que no sabían nada del MIR en respectivas asignaturas, solo por las academias. Academias PRIVADAS que cada vez abordan antes a los estudiantes (ya prácticamente en 4º). Es decir, aclaremos conceptos. ¿Pagamos un pastizal por una facultad PÚBLICA que no nos prepara para un examen PÚBLICO que es obligatorio para acceder a la sanidad PÚBLICA? Si. Pero no es lo peor. Luego pagamos un pastizal (2000 euros aproximadamente) para que academias PRIVADAS nos preparen para un examen público. Para luego llegar a la residencia (que de eso hablaremos otro día), aquí os dejo un buen post de una amiga que se llama “Marrow” y si sabe de lo que opina a pesar del nombre de su blog. “Como quemar a un residente”
  3. Y ayer llega la vergonzosa noticia de que se han filtrado de forma TOTALMENTE ILEGAL los resultados provisionales del MIR de este año, con nombre, apellidos, DNI, respuestas acertadas, falladas, si tienes minusvalía…. algo a lo que incomprensiblemente algunos periódicos de baja calaña promociona, y que le sirve a aquellos seres malditos infelices con su vida ponerse a cotillear algo tan personal. No puedo más que mostrar mi máximo desprecio a todo el mundo que haya compartido el documento o los medios para acceder a él. Se supone que existe una ley de privacidad de datos, nadie debería saber mi DNI si no quiero publicarlo, ni mi nota de una oposición por supuesto, ni si tengo una minusvalía, ¿nos estamos volviendo locos?. Como estamos en España probablemente no haya responsables, aunque sin ningún tipo de duda el Ministerio de Sanidad, que es el máximo responsable de estos datos debería pagar por esto, realizar una investigación y pagar por la invasión a la intimidad que le ha causado a miles de personas. A mi no me hubiera hecho ni putísima gracia que saliera publicado mi número del MIR con mi DNI mis apellidos, mi número de orden y mis netas. Es una cuestión de privacidad, que se ve violada.

 

Algo que realmente para mi era lo único realmente puro e incorruptible que existía en la sanidad, que son todas aquellas personas que luchan por hacer su oposición, y todos aquellos residentes que mantienen un sistema de salud maltratado a flote, están haciendo que se destruya. Con exámenes de preguntas ambiguas (aquí abajo mismo tenéis las preguntas de radiología, yo como R4 a dos meses de terminar tendría duda en prácticamente todas, incluso con bibliografía por delante, y por supuesto se podrían impugnar muchas) con dejar a los médic@s a merced de la privatización para acceder al sistema público y con escándalos como el de ayer lo están destrozando.

Es repugnante.

Pablo.

Publicado en Blog

Mi verdad de los “slogans”

Os prometo que mi primer post iba a ser científico, ya tenía prácticamente preparado un caso de patología abdominal para publicar esta semana, pero me ha podido el enfado y la pataleta y mi primera entrada versará sobre la hipocresía de la publicidad médica.

“Ahora comienza el mejor momento de vuestra vida” 
“Ahora comenzaréis a sentir lo que es ser médicos”
“Ahora viene lo mejor” 

…. (etc. etc. etc.)

¿Los habéis oído no? 

Son los “slogans” de nuestras queridas academias, si, aquellas que nos cobran unos 3000 euros por matrícula para ofrecernos resumen del Harrison-Farreras (no miento, comprobadlo, hay párrafos calcados), todo porque nuestro sistema universitario (podrido) no es capaz de ofrecernos una formación competente para un examen incompetente como es el MIR. Que por cierto, ya sois médic@s al hacerlo. 

¿De qué depende de que ahora sea el mejor momento de vuestra vida? ¿Realmente pensáis que es una cuestión laboral?

Recuerdo uno de los mejores de mi vida (quizás es algo atrevido decir que es el mejor), estaba en cuarto de carrera, con chorrocientos suspensos, jugaba dos partidos de semana al fútbol, quedaba los viernes para tocar con un grupillo, y los fines de semana tomaba unas cervezas y filosofaba sobre la vida. No era independiente (obvio), vivía con mis padres, no tenía mi propio dinero, seguía siendo estudiante, veía las enfermedades en los libros, no me sentía médico, pero fue una época feliz.

Creo que para la mayoría de personas (que yo catalogo como normales) la mejor etapa de nuestra vida dependerá de nuestra vida personal. Lo laboral influye mucho (es obvio), supongo que más conforme más pasan los años (más cargas, quieres casarte, independizarte…). Pero al final no dejará de ser eso, un trabajo.

¿Con esto quiero hundiros en la miseria a los recientes opositores?

No para nada, quiero relativizaros las cosas. En la residencia empezaréis a cobrar un sueldo (durante 4 años, luego al paro, no lo olvidéis), podréis independizaros, daros algún (breve) capricho, incluso algún viaje con la paga extra. Hasta aquí solo he hablado de dinero. También haréis mucho gratis (mucho mucho). Pasaréis a formar parte de una cadena un tanto “militar”, a buscaros la vida, a estudiar por vuestra cuenta en una nebulosa incierta y a tener la sensación constante de que sabéis menos de lo que deberíais, os sentiréis comparados, con vuestros propios residentes y residentes antiguos, haréis guardias, sesiones, aguantaréis malas contestaciones de gente que necesita “amor” y también os llevaréis alegrías. Puede que algún paciente os haga algún regalo, que sintáis que ayudáis a recuperarse de la enfermedad, que deis manos, saquéis sonrisas y palieis dolores. La mayoría de la sociedad no lo verá así, os verá como simples estudiantes que os pagan por aprender.

Queridos MIREs, relativizar, lo más importante es vuestra vida personal, ponedla por delante de la especialidad. A fin de cuentas será un trabajo y tarde o temprano lo más normal es que os canse. Buscad la felicidad en otras cosas, en aprender y ser un buen médico se puede, pero que no sea lo único.

“El mejor momento de vuestra vida” llegará cuando vosotros queráis, haciendo el MIR, de R1,R2,R3,R4,R5, adjunto, de médico sin especialidad, de jornalero, de parado o de lo que os dé la gana. Relativizad. No os agobiéis.

Animaros a comentar dudas que tengáis sobre especialidades, puedo pedirle a compañer@s especialistas que pasen a contestaros, yo podré ayudaros sobre las de radiodiagnóstico. Cualquier otro comentario será bien recibido (si lo lees, comenta!, eso ayuda al blog)

Abrazos,

Aúpa.

Pablo.